Buscar en este blog

sábado, 21 de abril de 2018

Rusia recibe regalo de Trump: "misiles bonitos e inteligentes"

Una cosa más ha salido mal para los estadounidenses en su reciente incursión en siria: varios misiles intactos fueron capturados por las fuerzas militares rusas desplegadas en ese país.

Así es, en el pasado bombardeo sobre siria que realizara Estados Unidos y compañía, varios misiles fueron derribados logrando su aterrizaje sin que estallaran al momento de hacer contacto con el suelo; de esta manera Rusia se hizo con la posesión de tales misiles.

Recordemos que el presidente norteamericano previamente había hablado de unos misiles nuevos, bonitos e inteligentes que serían utilizados en la posterior agresión a siria. Entonces, suponemos que tales misiles realmente no eran tan inteligentes como alardeara Trump, pero lo que si sabemos es que tales misiles poseían tecnologías novedosas de las cuales ahora se hace con su posesión Rusia.


De esta manera, a Trump y sus generales el tiro les salió por la culata; pues aparte de que el bombardeo fue un fracaso total, ahora sabemos que le han regalado a Rusia tecnologías de vanguardia que podrá utilizar en el desarrollo de sus propias armas.

Pero, por otro lado, viendo el resultado del bombardeo es de suponer que tales tecnologías, si bien son novedosas para los estadounidenses, para Rusia es tecnología ya obsoleta y superada.

Algunos medios hablan de que Rusia se habría hecho con la posesión de los anticuados y obsoletos misiles Tomahawk, y que, por lo tanto, obtendrían la clave de cómo poder derribarlos; pero la realidad es que Rusia ha demostrado que eso no es problema para ellos; así que si ese fuera el caso, lo que Rusia en realidad habría recuperado seria basura, chatarra estadounidense obsoleta que solo sirvió para escenificar un acto de prepotencia imperialista, así cómo para intentar elevar la imagen de Trump; pero como lo vuelvo a repetir, el chirrión les salió por el palito, pues aparte de que aquello fue un rotundo fracaso para los norteamericanos, la imagen de su presidente, así como la de su ejército y su tecnología, salió muy mal parada, pues todo el mundo vio que tan fácil es para Rusia derribarle esos misiles.

Pero quiero suponer, dada la difusión que se le ha dado a esta noticia por parte de los medios rusos, que los misiles recuperados no solo eran del tipo Tomahawk, sino también de los nuevos misiles, bonitos e inteligentes, que según Trump posee Estado Unidos.

Estando así las cosas; no tengo más que reírme en la cara de Trump; pues aparte de que su aventura por siria terminó en un fracaso total; sus famosos misiles inteligentes también resultaron ser un fracaso total, y aparte le regaló la tecnología utilizada en ellos a Rusia.

¿O es que ésa era la estrategia de Trump?, simular un ataque a siria para proporcionarle a su amigo Vladimir Putin la tecnología de vanguardia de los estadounidenses. Por supuesto que no, eso solo es sarcasmo.

Bueno, ahora pasemos al resumen de las noticias.

El fracaso estadounidense es el triunfo de Rusia

Los misiles de Trump que lanzara contra siria sí sirvieron muy bien para una sola cosa: para demostrar la superioridad tecnológica de las armas rusas, así como para impulsar la venta de estas.

Así es, después de ver que los sistemas de defensa antiaérea de fabricación rusa con los que cuenta siria fueron muy eficaces a la hora de derribar los misiles Tomahawk, así como los otros modelos de misiles lanzados por sus aliados (Inglaterra y Francia), la demanda por las armas rusas se ha disparado de manera espectacular en detrimento de las estadounidenses.


Los sistemas antiaéreos Pantsir y Buk-M2E demostraron ser muy superiores a los misiles de crucero estadounidenses, ingleses y franceses, alcanzando una tasa de eficiencia del 76%; es decir, de 103 misiles lanzados contra el país árabe, 78 de ellos fueron derribados. Esta es una eficiencia realmente alta que no pasó desapercibida para muchos potenciales compradores.

Por otro lado; si los estadounidenses no continuaron con sus ataques fue debido a la advertencia que le hicieran los jefes militares al presidente norteamericano en el sentido de que las armas rusas eran muy superiores a sus contra partes norteamericanas, y que en caso de presentarse una confrontación directa con los rusos, todos sus buques y todas las fuerzas armadas estadounidenses y aliadas desplegadas en la región se verían seriamente comprometidas, siendo eliminadas con toda probabilidad por el poder de fuego ruso.

¿Y por que advertían esto los jefes militares al presidente Trump? Pues simplemente porque los bombarderos estratégicos rusos ya estaban desplegados en bases aéreas iraníes y sirias listos para entrar en combate; pero además porque portaban los nuevos misiles rusos de los que hablara recientemente el presidente ruso, es decir, contaban con los misiles hipersónicos anti-buque Tzricon, Kinzhal, Triump y Granit.

Ellos, los generales, le decían a Trump que no dudara de las palabras de Putin y que le creyera de que disponía de esas nuevas armas, pues ellos saben perfectamente que sí existen y que están plenamente operativas. También saben que no hay defensa posible contra ellas, teniendo por resultado el hundimiento de toda la flota de guerra estadounidense, así como de todos los portadores de los misiles agresores, es decir, de todos los aeropuertos desde donde despegasen los aviones, así como de los mismos aviones y, por supuesto, de los portaviones estadounidenses.

Esta es la verdadera razón de por qué Trump desistió de continuar con el bombardeo sobre siria.

Y aún así, hay todavía gente que cree que en un hipotético conflicto armado entre Rusia y EEUU los norteamericanos saldrían vencedores. Ya los generales norteamericanos han advertido quien sería el claro vencedor, y no es precisamente EEUU, eso pese les hiera profundamente el orgullo a los estadounidenses.

No por nada el secretario de defensa estadounidense trató de evitar el bombardeo pues sabía perfectamente de la inminente derrota de que serían objeto por parte de Rusia; derrota que finalmente sí se dio si consideramos el alto grado de eficacia demostrado por las armas rusas en posesión del gobierno sirio en contraparte con las norteamericanas.

El secretario de defensa estadounidense, James Mattis, trató de evitar el bombardeo y de persuadir al presidente norteamericano de que no lo efectuara, declarando que ellos no tenían prueba alguna del supuesto ataque químico, ataque que finalmente utilizó Trump como pretexto para ordenar el bombardeo.

Siria entrega a Rusia dos misiles de crucero sin detonar tras los últimos ataques de EEUU



Dos misiles de crucero encontrados por el Ejército sirio en buenas condiciones tras el reciente ataque de EEUU y sus aliados han sido enviados a Rusia, informan medios rusos, que citan una fuente militar siria.

Dos misiles de crucero sin detonar durante el ataque aéreo de Estados Unidos a Siria el 14 de abril fueron hallados por los militares sirios. Ambos misiles en buen estado fueron transferidos a los militares rusos", dijo la fuente.

El experto del Centro de periodismo político-militar, Borís Rozhin, señaló a Sputnik que el armamento obtenido por estos medios siempre es sometido a un estudio en profundidad.

"Las guerras locales que involucran a los militares rusos se utilizan también para reunir información acerca de las armas de las demás partes involucradas. Luego se analiza qué tecnologías pueden usarse para beneficio propio o para desarrollar sistemas de defensa para esas armas", asegura Rozhin.

A su juicio, los misiles enviados pueden revelar nuevos desarrollos que los estadounidenses utilizan para superar los sistemas de defensa aérea. En consecuencia, será posible implementar medidas más eficaces contra este tipo de armas.

Los misiles fueron lanzados por barcos y bombarderos de Estados Unidos, el Reino Unido y Francia el 14 de abril durante una operación conjunta. En total, se lanzaron 103 misiles de crucero, de los cuales 71 fueron derribados por las defensas aéreas sirias.

El motivo del ataque fue la difusión por parte de los llamados Cascos Blancos y una serie de ONG de la supuesta utilización de armas químicas por parte del Gobierno sirio en la ciudad de Duma.

Los especialistas rusos que visitaron el lugar no encontraron rastro de sustancias tóxicas. La información está siendo comprobada por expertos de la OPAQ (Organización de la Prohibición de las Armas Químicas).

Los "misiles inteligentes" de Trump se convierten en un regalo para Rusia



No hay nada oculto que no haya de ser manifiesto, ni secreto que no haya de ser conocido y salga a la luz: a juzgar por las últimas noticias, estas líneas de la parábola de Lucas 8:17 se pronuncian a menudo en los pasillos del Ministerio de Defensa de Rusia.



Como subraya la prensa rusa, tras surgir la información de que se han enviado a Rusia dos misiles de crucero encontrados por el Ejército sirio, si antes eran Georgia y Ucrania las que servían a Rusia como fuentes de muestras de armamento de EEUU, ahora, es de Siria de donde proviene un trofeo único.

Los dos misiles se entregaron a los rusos en Siria el 17 de abril, el 18 de abril los misiles "se enviaron por avión a Rusia", se afirma en la prensa. El Ministerio de Defensa de Rusia todavía no ha comentado esta información.

"Por sí mismo es interesante el hecho de que los misiles no solo no impactaron sus objetivos, sino que cayeron sin estallar, e incluso en "bastante buen estado". Tales armas, generalmente, cuentan con un sistema de autoliquidación en caso de una situación anormal", explicó al periódico Vzglyad Serguéi Denisentsev, experto del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías.

Se supone que los misiles permanecieron intactos, porque este sistema por alguna razón no funcionó o no había tal sistema en absoluto.

Es muy útil tener muestras de tales armas, señaló Denisentsev.

"No se pueden comprar misiles de crucero en el mercado. Siempre es interesante ver la electrónica, los algoritmos de esta arma y la tecnología en sí misma. Los misiles Tomahawk son bastante específicos, son armas que no se venden para la exportación. Tal vez sea útil para elaborar contramedidas", enfatizó.

"Podremos entender mucho sobre el diseño de estos misiles. Será posible observar la estructura y otras posibilidades", añade el teniente general Alexandr Gorkov.

Todavía no se sabe qué tipo de misiles obtuvo Rusia, si ambos son Tomahawk o no.

Pero en cualquier caso, el más interesante para Rusia es el misil estadounidense AGM-158 JASSM, que fue lanzado por el bombardero B-1B. Si se encuentra entre estos dos misiles, será un gran éxito, subraya Alexéi Leonkov de la revista militar rusa Arsenal Otechestva.

​El AGM-158 JASSM reemplazó al misil táctico con ojiva nuclear AGM-129. "Esta es la primera aplicación de combate de los misiles JASSM AGM-158. Lo más interesante de ellos son sus bloques de navegación. La versión anterior de este misil voló por una distancia de solo 360 km, pero la nueva supera 900 km", señala Leonkov.

​Otra característica del AGM-158 es la sigilosa tecnología que dificulta su destrucción por las defensas aéreas enemigas. "Si se conserva el cuerpo del misil, entonces es posible examinar un valor tal como la eficiencia de la superficie de dispersión, es decir, desde qué ángulo un radar puede encontrar este misil", señaló Leonkov.

También de interés es el sistema de propulsión de este misil.

Los restos de combustible, por su parte, revelarán qué utiliza el AGM-158 JASSM para volar.

​Entre otras cosas, los misiles proporcionarán información adicional sobre el ataque en sí. Según explica Leonkov, el complejo de avistamiento y aviación del misil tiene codificada la tarea de vuelo, las coordenadas, las rutas y los datos sobre el objetivo.

El experto recuerda que esta no es la primera vez que Estados Unidos hace "regalos" tan generosos a Rusia. Ya lo hicieron anteriormente los estadounidenses cuando armaron a Georgia y Ucrania, y antes de eso, durante las campañas militares en Irak, Yugoslavia y Vietnam, recordó Leonkov.

Según el experto ruso, debido al estudio de diferentes muestras, fue posible desacreditar el mito de la "singularidad" de las armas estadounidenses. En particular, gracias a la Guerra de Vietnam, Rusia recibió información sobre los misiles aire-aire estadounidenses Sidewinder, y durante la campaña de Yugoslavia derribaron al avión invisible Lockheed F-117 Nighthawk, que también lo estudiaron especialistas rusos.

viernes, 20 de abril de 2018

"EEUU está asustado": revelan la causa de la suspensión de las nuevas sanciones antirrusas



EEUU avisó oficialmente a Rusia que había decidido suspender la introducción de nuevas sanciones por Siria. Este aviso evidencia de que hay un desacuerdo en EEUU respecto al tema de cómo Washington podría castigar a Moscú por su apoyo brindado a Damasco, opina el politólogo ruso Maxim Zharov.

Recientemente la embajada de Rusia en Washington recibió una notificación que dice que la Administración Trump no planea imponer próximamente nuevas sanciones a Moscú por apoyar a Siria.

El experto considera que EEUU canceló la imposición de nuevas sanciones a Rusia por Siria porque los estadounidenses "se asustaron" de la posible reacción de la aviación rusa a los ataques que fueron perpetrados contra Siria el 14 de abril.

"Ellos [EEUU] tuvieron que cambiar urgentemente sus planes. Eso indica la investigación que se desenvolvió alrededor de la embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley", declaró Zharov en una entrevista con Sputnik.

De acuerdo con el experto, ahora en la prensa estadounidense se discute el tema de si tenía razón o no Haley para anunciar la posibilidad de que el país norteamericano impusiera nuevas sanciones a Rusia por Siria mientras que los distintos consejeros de Trump recalcan que la embajadora estadounidense se apresuró a la hora de hacer tales declaraciones. Según ellos, lo hizo sin saber que la política de Washington aplicada en relación a Rusia había cambiado.

"Es decir toda esta historia apareció en los periódicos y eso señala que los estadounidenses están asustados", enfatizó Zharov.

Según el interlocutor de Sputnik, ahora Washington intenta paliar los problemas relacionados con Siria y distraer la atención de la comunidad internacional a otros temas.

"Actualmente podemos ver que los estadounidenses disparan salvas de información contra Corea del Norte. Hoy arrancan las discusiones de si ha mantenido Trump o no una conversación telefónica con el líder norcoreano Kim Jong-un. Es decir de esta manera [los estadounidenses] tratan de cubrir el tema sirio y atraer la atención de la comunidad internacional a Corea del Norte", aseveró el politólogo.

El presidente de EEUU, Donald Trump, ordenó el 14 de abril bombardear Siria como respuesta al ataque químico que presuntamente tuvo lugar en la ciudad de Duma.

El 15 de abril la embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley declaró que Washington próximamente debería anunciar la imposición de nuevas sanciones a Rusia por Siria. Según Halley, las nuevas restricciones se impondrían a las empresas rusas que presuntamente habían suministrado a Damasco las tecnologías que contribuyeron a la aparición de las armas químicas.

Posteriormente el director del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow, comunicó que la Administración Trump rechazó la idea de ampliar las sanciones impuestas a Rusia.

El juego de los misiles de Donald Trump



El reciente ataque norteamericano y de sus aliados británicos y franceses contra Siria ha sido, en realidad, una farsa que fue hábilmente transformada por los medios de comunicación globalizados en un supuesto rotundo éxito de la operación bélica destinada para el consumo doméstico.

"Mucho ruido y pocas nueces". (William Shakespeare, "Much Ado about Nothing")

Donald Trump anunció con bombos y platillos que la misión fue cumplida.

La primera ministra británica, Theresa May, declaró que "el bombardeo de Siria fue exitoso y de acuerdo a los intereses nacionales". Su colega, el presidente francés, Emmanuel Macron, aseguró "tuvimos éxitos en la madrugada del pasado 14 de abril en el plano militar: todos los misiles alcanzaron sus objetivos, las capacidades químicas del régimen sirio". Lo que no mencionaron estos 'líderes' fue que aquellas instalaciones químicas no existían y su 'exitosa' operación militar fue en realidad un fracaso.

Desde el punto de vista militar, el ataque con misiles de crucero de última generación demostró la ineficiencia de las armas norteamericanas y las de sus aliados lo que ni soñaban sus competidores y detractores. Resulta que, de los 103 misiles lanzados, 71 fueron derribados o desviados por los sistemas antimisiles soviéticos C-125, producidos en 1961, C-200, BUK, KVADRAT, OSA operados por los sirios. El Sistema de Defensa Antimisiles (SDA) sirio fue instalado en los años 1960 y mantenido con mucho cuidado debido al permanente peligro de un ataque aéreo de Israel. Lo interesante fue que en 1999, Serbia tenía prácticamente el mismo 'escudo de misiles' que Siria pero no pudo defenderse porque no tuvo el apoyo de Rusia con las instalaciones de lucha radioelectrónica.

Durante el último ataque de la coalición tripartita, los rusos, sin duda alguna, ayudaron a los sirios con sistemas de guerra electrónica RICHAG-AB, BORISOGLEBSK-2, KRASUJA-4, MOSKVA-1. Estas instalaciones que superan en su eficiencia las de EEUU permiten bloquear cualquier señal en un radio de 300 kilómetros, desactivar todos los equipos electrónicos y cegar los radares en tierra, mar y aire. Los misiles de crucero tipo Tomahawk usan GPS satelital para su vuelo. Entonces, para desviarlos se interfiere la señal del GPS, lo que explica la causa de la caída al mar de 29 de los 59 Tomahawk lanzados por EEUU, el desvío de los ocho misiles británicos Storm Shadow y nueve misiles franceses Scalp-EG.

Resulta que la coalición atacó no solamente las instalaciones donde supuestamente se producían —según los norteamericanos— las armas químicas, sino también seis aeropuertos sirios lanzando 46 misiles, de los cuales, 30 fueron interceptados y los 16 restantes alcanzaron en la provincia Homs, el aeropuerto en desuso de Mezze.
Los tres supuestos centros de armas químicas, incluyendo un centro de investigación en el municipio de Barzeh, ubicado al norte de Damasco y dos instalaciones cerca de la provincia central de Homs estaban limpios de armas químicas, según la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), desde 2013, después de un arreglo entre Barack Obama y Vladímir Putin. Todas las armas químicas sirias fueron destruidas en uno de los barcos especializados de la Marina de Guerra de EEUU lo que fue comprobado y confirmado por la OPAQ.

El centro de Barzeh, destruido parcialmente por los misiles producía medicamentos contra el cáncer y antídotos para el veneno de escorpión y de serpiente. La HISPANTV entrevistó a varios empleados de este centro y uno de los ingenieros explicó que "si hubiese armas químicas en el edificio, no estaríamos aquí. Mis colegas y yo llegamos al centro a las 05:00 de la mañana después del bombardeo. Si hubiese armas químicas, tendríamos que usar máscaras y ciertas medidas de protección para estar aquí después del ataque". Otras dos edificaciones atacadas fueron evacuadas y abandonadas hace bastante tiempo pero para EEUU lanzar misiles contra los edificios abandonados fue todo un éxito.

En realidad, durante el ataque, EEUU y sus aliados intentaron impedir el trabajo de los expertos de la OPAC que el mismo día de los bombardeos debían llegar a la ciudad de Duma donde, según la ONG de los Cascos Blancos, hubo un supuesto ataque químico de parte del Gobierno de Siria. Sin embargo, ningún misil logró impactar en Duma, todos fueron derribados o desviados. Los especialistas rusos en seguridad química y biológica dijeron que dos días antes de la agresión tripartita viajaron a Duma y "no encontraron personas tratadas por intoxicación química", de acuerdo al informe de la Embajada de Moscú en Londres.

Según numerosos informes, los Cascos Blancos fueron los autores, y no es la primera vez, de una denuncia contra Bashar Asad por el uso de armas químicas. "Son especialistas en protagonizar y difundir en las redes numerosas pruebas de supuestos bombardeos y ataques con misiles de las fuerzas armadas sirias y rusas contra la población civil. La mayoría de estas evidencias acaban siendo desmentidas".

Los Cascos Blancos fueron fundados en 2013 por el exoficial del Ejército británico Jarnes Le Mesurier ligado al MI6. Esta ONG está financiada por la USAid, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico, Dinamarca, Japón y cómo no, las organizaciones de George Soros. En relación al supuesto ataque químico en Duma el pasado 7 de abril, el Gobierno ruso declaró que presentará en la próxima reunión de la OPAQ a dos médicos que participaron en la producción del montaje de un ataque químico que nunca tuvo lugar.

Sin embargo, los líderes norteamericanos no se preocupan por la verdad, sino por sus intereses nacionales que siempre están relacionados con el mantenimiento de su hegemonía mundial cueste lo que cueste. Ya en 2003, el asesor principal de George W. Bush, Karl Rove explicó a los periodistas que cubrían el caso de Irak, recalcando que "nosotros ahora somos un imperio y estamos creando la realidad. Ustedes, los periodistas la comentan. Y si la Casa Blanca dice que hay armas de destrucción masiva en Irak, todo el mundo dirá que hay armas de destrucción masiva en Irak".

Lo mismo pasa 15 años después con Siria. La Casa Blanca anunció la "existencia y el uso de las armas químicas en Siria" y la prensa globalizada repitió la mentira inventando todo tipo de "falsos positivos". Así funciona el sistema occidental que ni siquiera se esfuerza en darse cuenta de que en la era de internet es muy difícil ocultar la verdad acallando inclusive a comunicadores como Julian Assange que irritan a Washington y a sus 'perritos dóciles' internacionales.

Todo el mundo se da cuenta de que la belicosidad norteamericana y de sus aliados franceses y británicos es más simbólica que real. Intentaron asustar al mundo entero, sin embargo evitaron que la trayectoria de sus misiles se acercara a las bases militares rusas en Siria. Este ataque militar no alteró el equilibrio de poder en Siria y en vez de mejorar la posición norteamericana, la debilitó no solamente en Siria sino en todo Oriente Medio donde su población, quizás por primera vez en últimas décadas entendió que el armamento norteamericano no es el mejor en el mundo y que se puede abatir inclusive con armas que tienen ya más de 50 años de uso.
La ofensiva tripartita contra Siria duró una hora y 30 minutos pero su costo se acercó a 500 millones de dólares. Cada Tomahawk cuesta 1,4 millones de dólares, EEUU lanzó 59 de estos misiles y 19 misiles de crucero AGM-158 B JASSM-ER cuyo precio supera 1,75 millones dólares cada uno. Los misiles, el francés Scalp-EG (se usaron 9) y el británico Storm Shadow (8 misiles lanzados) son parecidos al AGM-158B norteamericano.

Si tomamos en cuenta la participación en esta aventura de los aviones estratégicos B-1B y los aviones de combate F-15 y F-16, varios buques de guerra y submarinos llegaremos fácilmente a la conclusión del alto costo del ataque. Por lo pronto, inmediatamente después del bombardeo las acciones en conjunto del productor de Tomahawk, Raytheon (RTN), Boeing (BA), Lockheed Martin (LMT), Northtrop Grumman (NOC), General Dynamics (GD) ganaron 5.000 millones en su valor en la Bolsa de Valores.

No obstante, nadie sabe qué pasará con la cotización de estas corporaciones en la bolsa cuando los potenciales compradores de sus productos bélicos se den cuenta de la ineficiencia del armamento norteamericano o del aclamado submarino británico clase Astute de nueva generación de propulsión nuclear que posee capacidad global y que puede estar un cuarto de siglo bajo el agua sin necesidad de subir a la superficie, pero esta vez no pudo disparar ni un misil tratando de escapar del submarino ruso, llamado Agujero Negro. En realidad todo indica que las Fuerzas Armadas de los países europeos no están preparadas para ninguna guerra.

A la vez, las Fuerzas Armadas norteamericanas bien alimentadas, bien entrenadas, bien armadas, bien disciplinadas no han podido desde el 11 de septiembre de 2001 cumplir las tareas principales asignadas por el Gobierno en Irak, Afganistán, Libia, Paquistán, Somalia, Siria, Yemen y África subsahariana.

Durante estos infames 17 años, Washington gastó en sus guerras preventivas y permanentes no menos de 10 millones de millones de dólares y todavía, según sus beligerantes estrategas como John Bolton, le esperan al país unos 18 años más de aventuras bélicas sin ton ni son siguiendo la premisa del historiador y militar ateniense, Tucídides (460 a.C.-395 a.C.) quien afirmaba que "Los fuertes hacen lo que quieren y los débiles sufren lo que deben".

El problema consiste en no subestimar a sus contrincantes para no equivocarse en elegir a una nueva víctima débil. Por el momento, Donald Trump, por muy volátil y beligerantes que sean sus declaraciones, es cauteloso en sus acciones y prefiere actuar en los costados del actual tablero geopolítico, mientras que su contrincante principal, Vladímir Putin mueve sus piezas fría y calladamente en el centro calculando el tiempo y eligiendo el momento adecuado para avanzar.

El máximo mando estratégico de EE.UU. insta a creer en la potencia de los nuevos misiles rusos

Deberían creerle a Vladímir Putin en todo lo que dijo sobre lo que están desarrollando, dijo el jefe del Comando Estratégico de Estados Unidos en relación a los nuevos misiles hipersónicos rusos.



El general de la Fuerza Aérea de EE.UU. John Hyten declaró que Washington no tiene pruebas de que Rusia tenga un misil hipersónico 'invencible', pero pidió creer en las palabras del presidente ruso, Vladímir Putin, sobre las armas modernas desarrolladas por Moscú, según el portal especializado DefenseNews.

Hyten, que es jefe del Comando Estratégico de Estados Unidos (STRATCOM), explicó que aunque no ha visto el nuevo proyectil ruso, el Ejército estadounidense ha observado que tanto Rusia como China están operando misiles hipersónicos de variadas capacidades.

"No le daré ningún detalle sobre los medios que usamos para observar eso. No le daré ninguna de las especificaciones técnicas sobre las capacidades de esos misiles", dijo este martes el general a los periodistas reunidos en el foro anual Space Symposium. "Pero puedo decirles que hemos observado tanto a Rusia como a China probando capacidades hipersónicas", reveló.

Los comentarios de Hyten se producen después de que el presidente ruso Vladímir Putin afirmara en marzo que Rusia había probado con éxito el misil Kinzhal, un nuevo proyectil capaz de volar a una velocidad hipersónica diez veces superior a la del sonido y que puede atravesar todos los sistemas de defensa antiaérea y antimisiles existentes y del futuro próximo, con una capacidad para impactar con ojivas nucleares y convencionales objetivos a distancias de hasta 2.000 kilómetros.

Hyten no detalló si esta arma está en sus etapas de desarrollo o ya fue sometida a pruebas operacionales, pero es obvio que el militar tomó muy en serio las afirmaciones del presidente ruso.

"Deberían creerle a Vladímir Putin en todo lo que dijo sobre lo que están desarrollando", recomendó Hyten a los periodistas.

Aunque Estados Unidos ha llevado a cabo varias pruebas de vehículos hipersónicos en los últimos años, estas "no tuvieron un éxito total", por lo que los militares detuvieron su desarrollo y "se reagruparon", señala DefenseNews.